T1:E2 La juez Amy Coney Barrett, la apuesta personal de Donald Trump

En el contexto de las elecciones presidenciales americanas del 3 de noviembre de 2020, muchas decisiones se están tomando rápidamente. La nominación de la juez Amy Coney Barret para el Tribunal Supremo americano por el presidente Donald Trump es una de ellas. 

La juez Amy Coney Barret ha entrado en juego como una pieza fundamental para la estrategia republicana y, sobre todo, de Trump, ya que esta podría decidir el “cómo se entiende” el resultado de las elecciones. Sabemos que el presidente Donald Trump no dará a torcer su brazo fácilmente ni saldrá de la Casa Blanca (en caso de perder las elecciones del 3 de noviembre) silenciosa y pacíficamente. De hecho, durante esta campaña electoral está preparando ya la narrativa necesaria para poder reclamar la manipulación de las urnas y así sustentar el cargo por más tiempo, si el resultado no es el deseado. 

Para poder tener bajo control el resultado de las urnas, una vez estas han sido abiertas, necesita que el Tribunal Superior sea de corte republicana. De allí, la premura por nominar y aprobar a la nueva juez Amy Coney Barret. 

Ahora bien, decidir nominar a la juez Amy Coney Barret, implica por parte de Trump una visión estratégica más bien cortoplacista o incluso muy individualista y egoísta, ya que el cargo es vitalicio. Más allá del resultado de estas elecciones, la juez seguirá siendo juez del Tribunal Superior y al ser un cargo de por vida adquirido con solo 48 años, tiene tres largas décadas (como mínimo) para poner en marcha su visión de unos “Estados Unidos más morales”. 

Si la veterana juez Ruth Bader Ginsburg que falleció con 87 años -tras 27 en el cargo-, ha representado la lucha por las causas sociales y la igualdad de género, la nueva juez no solo mantiene vínculos con un colectivo religioso denominado People of Praise, sino que además su nominación pone en riesgo el Obamacare -la ley de sanidad asequible-, el derecho al aborto, los derechos homosexuales, la limitación o control de armas, la lucha contra la emergencia climática o la protección de los inmigrantes. 

La decisión del presidente Donald Trump podría provocar que el legado de una gran mujer sea destruido por otra. Y, ¿los Estados Unidos que dejó el presidente Obama como parte de su legado seguirán siendo los mismos que deje el presidente Trump de aquí unos meses o de aquí cuatro años?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s