por Cristina Font

De los aviones al queso: nuevo capítulo de la guerra comercial entre Trump y la UE

Si por cada mala noticia que recibimos nos dieran un euro, los ciudadanos europeos tendríamos una buena cantidad ahorrada en el banco, ya que a una lista de malestares que roza ya los límites de aquello que es  ‘interminable’ se le debe sumar uno más. A la desaceleración de la propia economía, al futuro impacto del Brexit y a la conmoción por el cierre de Thomas Cook, hay que añadirle un nuevo capítulo de  subida de aranceles. La cruzada de Donald Trump continua, pero esta vez sus enemigos están en suelo europeo. 

Programa del 8 de Octubre de 2019, en directo a través de Facebook Live. Tendencias Globales en colaboración con la SER 95.7

Alerta Naranja en Europa

Ni por fuertes vientos ni lluvias torrenciales. Europa está en modo ‘alerta naranja’ y a causa de un huracán llamado Donald Trump. El Presidente americano, por el momento, parece salirse con la suya. Su pataleta obtuvo respuesta por parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC), ya que le ha autorizado a imponer aranceles a más de 1500 productos europeos, para así compensar las pérdidas sufridas por Boeing. Pérdidas que sufrió a causa de las ayudas ilegales concedidas a Airbus por parte de Alemania, España, Francia y Reino Unido. 

Se han aprobado aranceles del 10% para productos aeronáuticos y del 25% para los productos agrícolas. Aunque estos nuevos aranceles afectarán la economía de la Unión Europea en su conjunto, los estados miembros más afectados y, principales objetivos de los EEUU, son los cuatro que han concedido las ayudas a Airbus. 

“EEUU comenzará a imponer aranceles aprobados por la OMC a ciertos bienes de la UE a partir del 18 de octubre”, según informó en un comunicado el jefe de Comercio Exterior de EEUU, Robert Lighthizer. Según el fallo de la OMC, Washington puede imponer a la UE unas sanciones económicas que ascenderían a la cifra de unos 6.900 millones de euros (7.500 millones de dólares). 

Aunque pudiera parecer que el campo de batalla es agrícola, el malestar de Trump no fue provocado ni por las aceitunas ni las uvas ni las vacas, sino por aviones.  

El “America First” de Trump llega al sector aeronáutico

Boeing contra Airbus o EEUU contra Europa. Ésta representa una de las mayores  y más largas batallas comerciales del mundo. La disputa empezó en el 2004, año en que las ventas totales del fabricante europeo superaron a las americanas por primera vez.  

EEUU estimaba que Airbus habría recibido la cantidad de 22.000 millones de dólares americanos en concepto de subsidios ilegales desde la década de los años setenta, a través de ayudas para lanzar programas de aeronaves que eran reembolsables al momento de la entrega. Esta queja ocasionó que Europa hiciera la suya propia, alegando que EEUU también había canalizado alrededor de 23.000 millones de dólares americanos en concepto de ayudas ilegales hacia Boeing mediante contratos gubernamentales y exenciones impositivas. 

La OMC, finalmente, entre el 2010 y el 2011, fue capaz de determinar qué ambas compañías, efectivamente, habían recibido asistencia económica ilegal.  En abril del 2019, EEUU empezó a hacer listas de productos que eran susceptibles a  una subida arancelaria. Y, ahora en octubre de 2019, en una sentencia convertida en histórica, por los 15 años del conflicto comercial, la OMC les ha autorizado para imponerlos. Pero, ¿son estos aranceles definitivos?

Un ajedrez político con efectos económicos y de bienestar social globales

Según la OMC, los aranceles serán aplicables a partir del 18 de Octubre, pero está previsto que los responsables comerciales por parte de ambos actores se reúnan el 14 de Octubre en Ginebra (sede de la OMC) para negociar una resolución menos conflictiva de la situación. Ahora bien, ¿lograrán resolver las diferencias de ambos lados del Atlántico?

En un lado del tablero imaginario, están los EEUU quienes en verdad han abierto el juego con su primer movimiento: Donald Trump ha aplicado su norma de ‘America First’ a la disputa comercial, ya que justo salir emitida la autorización de la OMC ha publicado el listado de bienes afectados. 

Aunque la disputa es en el ámbito de la aeronáutica, estos bienes sólo reciben un 10% de la subida arancelaria, mientras que otros bienes de otros sectores, siendo el principal el agroalimentario recibe una subida del 25%. ¿Por qué desvía Trump la atención de los aviones a las viandas?

El objetivo de Donald Trump es que EEUU salgan ‘vencedores’ de las negociaciones del 14 de Octubre, sea cual sea el resultado. Atacar al sector agroalimentario es simplemente una estrategia para poner bajo presión a los dirigentes europeos, ya que ésta proviene tanto del exterior (por parte de la administración Trump) y, sobretodo, desde el ámbito local. Ahora mismo hay tantos ciudadanos como regiones europeas que se verán afectados directamente por los aranceles y piden  una solución a las instituciones. Así, si los Europeos ceden ante otras cuestiones importantes para EEUU, los aranceles se levantarán y si no se cediera, éstos seguirían. Sea como sea, Donald Trump podrá escribir su tweet positivo del día. 

Por la parte Europea, la intención es poder cooperar con EEUU. Argumentando que el “sector es muy complejo y requiere de disciplinas amplias de subsidios de forma que todos los actores puedan competir en igualdad”. De hecho, el pasado julio, Bruselas trasladó a Washington una serie de propuestas para fijar  un régimen de ayudas que fuera positivo para ambos lados del atlántico. Es de suponer que el 14 de Octubre, tales propuestas volverán a estar encima de la mesa de negociaciones. 

Si por el contrario, los EEUU no vienen con intenciones de cooperar, la UE espera que a partir del primer semestre del próximo año la OMC autorice a Bruselas para aplicar aranceles a los productos americanos. 

Si ambos jugadores terminan por ensalzarse en una estrategia conflictiva, no habrá un perdedor sino dos. Primero, porque los aranceles, como se viene observando con la guerra comercial entre EEUU y China, acaban por afectar al mismo país que los impuso. Y, segundo, Airbus y Boeing no son las únicas dos compañías que se disputan el liderazgo del mercado. COMAC (Commercial Aircraft Corp of China Ltd)  y China serían las principales beneficiarias. 

Las cantidades en ayudas ilegales recibidas por parte de ambas empresas son similares, por lo que los aranceles autorizados por la OMC para ser aplicados por parte de ambos gobiernos como penalización también se esperan que sean similares. Por lo que, la actuación más inteligente por parte de Washington y Bruselas serían  solucionar esta disputa, no aplicar los aranceles y establecer unas reglas del juego que permitieran a ambos seguir apoyando al desarrollo del sector aeronáutico. Años atrás, Brasil y Canadá mantuvieron una disputa muy similar a causa de unos subsidios a fabricantes de aviones, a Bombardier y Embraer, por lo que, la historia nos demuestra que un ‘apretón de manos’ en una situación así es posible, pero ¿lo aceptará Trump?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s